Oferta SiteGround Black Friday

8 consejos importantes antes de cambiar de tema WordPress

Cambiar de tema WordPress es una acción técnicamente muy sencilla, solo hay que buscar el nuevo, previsualizar opcionalmente y activar el nuevo tema. Ni tu contenido ni la funcionalidad de los plugins instalados deben verse afectados, en principio.

Ahora bien, eso es técnicamente, porque el procedimiento es así de simple, pero hay otras posibles connotaciones, y cosas a tener en cuenta, antes de cambiar de tema que, después de unos cuantos años cambiando temas a webs propias y de clientes, considero importante tener en cuenta, si me aceptas estos pequeños consejos…

No cambies de tema muy a menudo

Está bien proponerse el cambio de tema de vez en cuando, por varios motivos:

  • Ofrecer una nueva cara corporativa.
  • Adaptar el diseño a las nuevas tendencias.
  • Mejoras de imagen y funcionalidades.
  • Evitar la invisibilidad que se genera cuando no hay cambios.
  • Optimización de recursos.

Pero es un cambio tan relevante, tanto para la imagen de tu web como para las posibles implicaciones que puede tener, que conviene darse un tiempo, hacer pruebas concienzudas e incluso aprovechar el cambio para realizar alguna promoción.

Tú decidirás cada cuanto tiempo cambiar de tema, 1 año, 3 años, ¿6 meses?, pero nunca pases por alto hacer todas las comprobaciones necesarias antes de cambiar de tema ni las oportunidades de promoción cuando lo cambies.

Haz una lista detallada de los pasos y subpasos

Si hay algo fundamental a la hora de hacer una migración de web o un cambio de tema, incluso cuando cambies algún plugin importante por otro, es hacer una lista de pasos, subpasos y tareas, e ir tachándolas a medida que las cumples.

No dejes nada al azar, ni te fíes de que «llevas años haciéndolo», apunta todo los pasos importantes y comprobando que no se te pasa ninguno.

Haz una instalación de pruebas SIEMPRE

Tanto para elegir el tema como para comprobar su aspecto, aprender de sus ajustes y opciones, y sobre todo para revisar que todo funcionará, el primer paso que te recomiendo es no hacer las cosas a lo bruto, activando el nuevo tema en tu web activa, sino probando antes en una instalación de pruebas.

Exporta todas tus páginas y algunas entradas (20 como mínimo) de tu web actual, crea una instalación de WordPress con los mismos plugins y tema actual, configurado todo exactamente igual, en una carpeta de pruebas (p.ej.: midominio.com/nuevotema/) e instala y prueba los temas que tengas en tu lista de posibles, o tu tema personalizado.

Tampoco olvides añadir los menús, widgets e incluso el logo y demás recursos visuales, para comprobar si hay diferencias apreciables al cambiar de temas.

De paso, como es habitual, aprovecha a incorporar mejoras de diseño.

Si tu hosting ofrece herramientas como instalaciones de staging o entorno de pruebas mucho mejor, porque así podrás volcar el nuevo diseño a la web real cuando termines de hacer cambios, si los haces, que siempre cae algo.

Mide la optimización y SEO antes y después de cambiar de tema

Este paso es absolutamente vital e imprescindible siempre que cambies de tema.

Debes medir los resultados de optimización y SEO de tus páginas principales antes y después del cambio de tema, usando las herramientas que acostumbres a utilizar.

Mi consejo es que, al menos, analices lo siguiente:

  • PageSpeeds Insights de tus páginas principales (portada, servicios, productos, blog, etc.), haciendo capturas o imprimiendo los resultados para comparar los previos con los posteriores y poder valorar si el cambio ha afectado de algún modo a la optimización de la experiencia de usuario de tus visitantes.
  • Google Analytics – Informe previo y posterior al cambio, por si el cambio de tema hubiese provocado algún cambio en los usos de navegación, visualización, retención, etc. en las 10 páginas principales de tu web (las que tengan más tráfico).
  • Google Search Console
    • Informe de cobertura, comparando errores de rastreo previos y posteriores
    • Informe de Discover de las páginas principales antes y después
    • Informe de consultas principales de antes y después

Estos informes te ayudarán a identificar posibles problemas o agradables sorpresas tras el cambio de tema, y tomar medidas si fuese necesario.

Anota en tu lista de tareas las mediciones y resultados más importantes, para luego comparar.

Revisa el marcado de Schema

Cada vez es más común que los temas incorporen en su código el marcado de Schema para todo tipo de contenidos (entradas, páginas, productos, etc.) y estos, en ocasiones, podrían chocar con el marcado de Schema que ya tuvieses configurado con el tema anterior o mediante plugins de SEO, que también añaden marcado de Schema.

Comprueba qué marcados de Schema añade el tema nuevo, si lo hiciera, e incluso si se pueden desactivar, te evitarás problemas de indexado de los resultados enriquecidos en las SERP.

El modo de comprobarlo es analizar tus distintos tipos de contenido con la prueba de resultados enriquecidos de Google, tanto con el tema actual como con el nuevo.

Revisa los scripts y tags

Algo que pasa mucho al cambiar de tema es que, de repente, la web deja de mostrar estadísticas, o no se registra el rastreo, dejan de funcionar publicidades o campañas en redes sociales.

Esto es debido a que en más ocasiones de lo que imaginas se nos olvida pasar del tema anterior al nuevo todos esos scripts y tags que conectan nuestra web con servicios externos de analítica, anuncios, publicidad, etc.

Así que revisa dos o más veces qué scripts o tags tienes en tu web para añadirlos también al cambiar de tema.

Algunos habituales son …

  • Google Analytics
  • HTML de verificación de Google Search Console
  • Scripts de Google Tag Manager
  • Píxels de Facebook u otros
  • Archivos de verificación de Pinterest
  • Scripts de Hotjar o Clarity
  • Tags de publicidad

Y los modos más comunes de añadirlos, que debes revisar todos, suelen ser:

  • Plugins de gestión de script y códigos – Lo mejor a la hora de migrar, porque el plugin no pierde la configuración por cambiar de tema.
  • Archivo functions.php del tema – Revisa el tema y su tema hijo, por si incluiste ahí scripts, tags, píxeles, etc.
  • Archivo header.php del tema – Scripts como los de Google Tag Manager requieren un código en cabecera y otro en otro archivo, así como plataformas de anuncios y otras.
  • Archivo footer.php del tema – Lugar habitual para scripts de analítica y similares.

Guarda a buen recaudo todos estos códigos, anotando dónde debe ir cada uno, para luego trasladarlos al archivo correspondiente en el nuevo tema.

No te olvides de menús y widgets

Es muy muy muy común olvidarse de menús y widgets al cambiar de tema, sin caer en la cuenta de que cuando cambias de tema, este carga sus propios menús y widgets, y en ocasiones desapareciendo para siempre los anteriores, asociados al otro tema.

Así que guarda la configuración de tus menús y widgets, copia códigos personalizados en un archivo de texto, lo que haga falta, para que después de cambiar de tema puedas restaurar tus menús y widgets a su estado original.

Te puedes ayudar de plugins como Widget Exporter para exportar,  guardar y, si hiciese falta, importar de nuevo tus widgets.

Elige bien el nuevo tema

¿A que es fácil de decir? … Elige bien el nuevo tema, elige bien el nuevo tema, elige bien el nuevo tema. Si lo repites 100 veces alcanzas el nirvana y no volverás a pagar impuestos ni necesitar el avión para volar 😀

Pero es más fácil decirlo que llegar a una conclusión. No hay nada más difícil que elegir un nuevo tema para tu web, hay decenas de elementos que te atraen y distraen y que te complicarán la tarea, y casi nunca estarás satisfecho al 100%.

Mi primer consejo es que no te agobies, si tras el cambio de tema no estás del todo satisfecho, apunta lo que te ha fallado o faltado y tenlo en cuenta para cuando planifiques el nuevo cambio de tema, y ponte a anunciar tu nuevo diseño y a disfrutarlo.

Eso sí, hay algunos aspectos que siempre deberás tener en cuenta a la hora de elegir un nuevo tema, que te sugiero revisar al menos estos:

  1. Ligero y optimizado – Un buen tema generará únicamente las cabeceras HTTP imprescindibles, cargará solo las fuentes necesarias, tendrá el código y estilos justos y solo cargará aquello que necesita cada página y tipo de contenido. Además un buen tema aplicará los estándares de programación de WordPress. Te puedes ayudar con el plugin Theme Check, que revisa que los temas que le indiques apliquen los estándares correctos y más actualizados.
  2. Optimizado para SEO – Comprueba que el marcado HTML del nuevo tema genere las tags correctas (H1, H2, metas, etc.) para una jerarquía SEO adecuada, que al menos no destroce, sino que incluso mejore el SEO de tu web.
  3. Que no incluya funcionalidades de plugins – Cada vez hay más temas que añaden funcionalidades que normalmente deberían incorporarse mediante plugins. No caigas en la tentación de elegir un tema con el que te ahorrarás tener que instalar 10 plugins. Es una mala decisión por muchos motivos, pero los principales son que:
    • Sobrecargan el código generado en cada página.
    • Nunca lo harán mejor que plugins especializados.
    • Si cambias de tema un plugin siempre seguirá funcionando, no así una funcionalidad incluida en el tema.
  4. Compatible con los principales maquetadores – Actualmente es una necesidad que el tema que elijas sea compatible con los principales maquetadores, a saber:
  5. (Extra) Compatible con FSE – A ser posible, pero no imprescindible, que el nuevo tema sea compatible con la nueva funcionalidad incorporada en WordPress 5.9 de edición completa del sitio, o FSE, para que empieces a aprender a personalizar tu web al nuevo estilo de WordPress. De todos modos esto es algo opcional, sobre todo hasta que la edición completa del sitio deje de estar en beta.

Revisa todo 10 veces, o mejor 100 veces

Aunque lleves una lista de los cambios, pasos y tareas, revisa todo unas cuantas veces para no dejarte nada importante sin hacer, pero sobre todo permanece vigilante los días siguientes al cambio para analizar si el nuevo diseño afecta positiva o negativamente a la navegación, tráfico, interacción, tiempos de permanencia, enlazado interno, visitas recurrentes, etc. en tu web.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en los emoticonos para valorarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Total de votos: 6

Hasta ahora ¡no hay votos!. Sé el primero en valorar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Ayúdame a mejorar este contenido!

Por favor, dime, ¿cómo puedo mejorarlo?

¿Te gustó este artículo? ¡Ni te imaginas lo que te estás perdiendo en YouTube!

Sobre el autor

4 comentarios en “8 consejos importantes antes de cambiar de tema WordPress”

  1. Que se puede decir?
    Quizas algo como::
    Catedra de articulo!

    Para replicar la web y hacer una version para test me gusta usar UpDraftPlus y hacer los cambios en BD correspondientes.

  2. Más que el cambio de tema, lo que más dolores de cabeza puede traer es el constructor visual que se use y un hipotético cambio

    Es decir, encontrarte webs hechas en Divi o Visual Composer de turno y pasarla a Elementor o Gutenberg…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información base sobre privacidad:
- Responsable: Fernando Tellado ([email protected])
- Fin del tratamiento: Moderación de comentarios para evitar spam
- Legitimación: Tu consentimiento
- Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
- Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido

 

Ir arriba