¿Donde se aloja WordPress.com?

servidores

Entre los detalles que se han comentado esta mañana en WordCamp Spain, y a preguntas de los asistentes a José Fontainhas, está el hecho de que WordPress.com, la referencia en cuanto a soporte de carga, con más de 8 millones de blogs creados, está alojado en una estructura de 1.200 servidores dedicados, de los cuales 230 están exclusivos para las bases de datos.

También se apoyan en el plugin WP Supercache, BatCache (a nivel de servidor) y scripts propios para soportar la carga.

Sé que este dato gustará por lo impresionante.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en los emoticonos para valorarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Total de votos: 0

Hasta ahora ¡no hay votos!. Sé el primero en valorar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Ayúdame a mejorar este contenido!

Por favor, dime, ¿cómo puedo mejorarlo?

¿Te gustó este artículo? ¡Ni te imaginas lo que te estás perdiendo en YouTube!

AVISO: Esta publicación es de hace 3 años o más. Si es un código o un plugin podría no funcionar en las últimas versiones de WordPress, y si es una noticia podría estar ya obsoleta. Luego no digas que no te hemos avisado. ¡Ah! ¿te funciona? pues entonces no he dicho nada :)

Sobre el autor

1 comentario en “¿Donde se aloja WordPress.com?”

  1. El alojamiento con Wordpress.com está limitado, no se pueden usar gestores de caché de rendimiento, ya que lo gestionan ellos a nivel de servidor, con la desventaja que esa gestión de caché no es tan potente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información base sobre privacidad:
  • Responsable: Fernando Tellado ([email protected])
  • Fin del tratamiento: Moderación de comentarios para evitar spam
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido

 

Ir arriba
Ir al contenido