¿Por qué a los clientes les gustan los maquetadores web?

Como desarrollador web, te gusten o no a ti los maquetadores web, tienes que ser consciente de que a los clientes sí les gustan, y mal harás si al menos no tratas de comprenderles.

En este artículo me gustaría aclarar algunas cosas, desde la tranquilidad y el debate reposado, acerca de los maquetadores web, el por qué de su enorme crecimiento los últimos años en el mundo WordPress y por qué están aquí para quedarse, quieras o no.

La industria del mueble como ejemplo

En los siglos XIV y XV, había suficiente dinero como para que la gente empezara a querer suficientes muebles y, de repente, apareció una nueva profesión.

En lugar de carpinteros haciendo muebles, surgió una especialización de ebanistas para hacer muebles a mano.

Todo iba tan bien, y el crecimiento de la fabricación de muebles fue tan bueno que en los siglos XVII y XVIII, los especialistas dejaron la ebanistería para convertirse en fabricantes de sillas.

De la tornería a la talla y a la tapicería surgieron otros oficios. En el siglo XIX, el ebanista no se ocupaba de los acabados, porque se había convertido en otro oficio especializado.

Y en otra gran división en ese siglo fue la introducción de personas que vendían muebles – en grandes tiendas. Los vendedores no eran los fabricantes.

En el principio solo estaba el webmaster

La primera vez que se creó una web, había una persona – el webmaster – que lo hacía todo. Como los primeros carpinteros que no sólo construían la casa, sino también los muebles.

Con el tiempo, vimos más y más especialización. Y en nuestra propia industria no es difícil rastrear todos los diferentes perfiles que han surgido – aunque en lugar de tardar 500 años, ha tardado 25.

Hoy hablamos con clientes que quieren una web y les decimos que seguramente necesiten:

¿Nos sorprende que el mundo web haya visto grandes mercados con temas producidos en masa que no son de la misma calidad que el código creado a medida?

¿Nos sorprende que la industria de la web vea el alojamiento web, el diseño y el desarrollo como productos básicos con la expectativa de que los precios deberían ser más bajos?

No deberíamos estarlo.

Hoy en día, alguien puede entrar en una tienda de muebles, elegir cualquier pieza producida en masa que le guste, luego ir a elegir el color de tela que desee, y el tipo de material que desea para las piernas, y hacer que su silla, sofá o cama personalizada sea entregada en sus casas en cuestión de semanas.

¿Por qué a la gente le gustan los maquetadores web?

Simple. Ofrecen a los clientes una solución de personalización que los temas producidos en masa no pueden ofrecer, a un precio más bajo que el de trabajar con un desarrollador y diseñador web profesional.

Después de todo, desde hace décadas llevan oyendo a muchas empresas de todo tipo decirles «hazlo tú mismo«, y les gusta la idea.

Durante los últimos veinticinco años han escuchado a especialistas tratar de educarlos sobre los matices de una especialidad que no les importa aprender.

Cuando entro en una tienda de muebles agradezco que un especialista en tapicería no quiera educarme sobre el tipo de material que podría quedar bien en mi nuevo sofá. Incluso si tienen razón, es una pérdida de tiempo ya que no planeo meterme en el negocio de los materiales en los muebles.

Con demasiada frecuencia nuestros expertos en la industria web quieren educar a los clientes más allá de lo que necesitan o quieren saber. Y la mayoría de las veces, quieren que se les pague un suplemento por ese tipo de educación.

El mercado lo permite en la gama alta, al igual que los muebles a medida, es algo que ha perdurado desde el siglo XIV, pero es un porcentaje muy pequeño de los muebles que se hacen y se pagan hoy en día.

Cosas que deberías aprender sobre los clientes que quieren maquetadores web

No quieren empezar de cero y no están tratando de convertirse en diseñadores profesionales.

Yo seré el primero en decirte que no eres un diseñador si no eres diseñador, y comprar un maquetador web para WordPress no te convierte en uno. Pero la verdad es que la mayoría de la gente que los compra no cree que sean diseñadores.

Sólo quieren resolver un problema, rápida y fácilmente, sin gastar miles de euros. Si, además, el maquetador tiene algunas bonitas plantillas, estarán encantados.

No entienden el código generado por sus diseños y no están interesados en conocerlo.

Cuando la gente empieza a quejarse del código que producen los maquetadores se centran en un problema que los clientes no están intentando resolver.

Los clientes quieren el resultado final, no una discusión sobre el proceso. Igual que comes embutidos sin saber cómo se hacen.

Lo que más les importa es hacer cambios fácil y rápidamente. El tiempo es esencial.

Los maquetadores ofrecen a los clientes una forma de hacer cambios en su web sin tener que llamar a un desarrollador. Y esas llamadas a menudo pueden resultar frustrantes porque los desarrolladores no contestan el teléfono, a veces desaparecen (incluso a veces son groseros y/o impacientes). No debería chocarte que algunas personas prefieran saltarse el drama.

Lo siguiente más importante es la cantidad que tienen que pagar o no. Los maquetadores web ofrecen a la gente una buena alternativa al ciclo de comprar y probar temas que no funcionan.

No sé cuál es el promedio, pero de los clientes con los que he trabajado, la mayoría han comprado e intentado usar de 3 a 6 temas antes de elegir algo que esperan poder usar por su cuenta para completar su sitio.

A 75€ por tema, eso es cerca de 500€ desperdiciados. Y los profesionales cobrarán 10 veces o más por un sitio web, independientemente del papel que éste desempeñe en su negocio.

Los maquetadores web tienen más sentido para ellos.

En la actualidad, hay personas que no son desarrolladores que utilizan maquetadores para ganarse la vida haciendo sitios para otros. Unos se llaman implantadores, otros diseñadores/maquetadores, es una cuestión casi siempre de marketing como ellos mismos se denominen.

Aunque nos guste pensar que las únicas personas que compran estos maquetadores web son los propietarios de sitios que quieren hacer lo que quieren a su manera, no es el caso.

Están estos creadores de sitios que están vendiendo sus servicios a los propietarios de webs, que usan maquetadores web para hacer el trabajo.

Esto no debería conmocionar a nadie. Es la diversificación y la especialización, siempre ha ocurrido en todos los sectores, siempre ocurrirá, también en el negocio web.

Ya, pero es que yo odio los maquetadores

No hay nada malo en que no te gusten los maquetadores web. Absolutamente nada malo. Y si estás en la cima de tu carrera, es posible que nunca pierdas un cliente por uno, ya seas diseñador, desarrollador o desarrollador de temas.

Pero los mercados no van a desaparecer. La mercantilización tampoco desaparece. El éxito de constructores como Wix, Weebly o el de 1&1 no son discutibles, a la gente les gustan, les ayuda con su primera web. Solo espero que estés tú ahí para crearles la siguiente.

Creo que es una respuesta a una pregunta a la que necesitas tener una respuesta.

¿Por qué tiene que ser tan caro, durar tanto tiempo y tener resultados tan variados cuando quiero contratar a alguien para crear o arreglar mi web?

Hasta que haya una respuesta satisfactoria a esa pregunta, creo que están aquí para quedarse.

Si eres un cliente y buscas un buen maquetador

Mi favorito es Divi desde siempre. Ofrece una relación de coste/tiempo/resultados/sencillez insuperable frente a otros maquetadores web.

Si tu momento es el de querer resultados rápidos sin querer saber cómo están hechas las cosas, sino simplemente tener las herramientas para crear tu web rápida y fácilmente, entonces Divi es el maquetador ideal.

No solo es el maquetador web más popular, es que es el más completo, avanzado, intuitivo y fácil de usar.

Hay otros, como Elementor, que abordan la solución al «problema» desde otro enfoque, pero personalmente no lo recomiendo, por su política de licencias poco clara, porque al final sale mucho más caro que el resto, y porque no me gusta, punto.

¿Y el editor de bloques de WordPress?

De momento, el editor de bloques de WordPress, introducido como primera fase del llamado proyecto Gutenberg, no cualifica ni de lejos para entrar en la categoría de maquetador web, constructor de páginas, o como se les quiera llamar.

Actualmente es meramente una serie de bloques que introducen algo de diseño en la edición de entradas y páginas, no abarca la construcción web, ni en su conjunto ni en parte.

VALORA Y COMPARTE ESTE ARTÍCULO PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL BLOG…
(12 votos, promedio: 4.8)
¿Te gustó este artículo? ¡No sabes lo que te estás perdiendo en YouTube!

Autor: Fernando Tellado

Fernando Tellado, apasionado de WordPress, profesor, consultor y ponente. Maquero cansino, padre de tres hijos y de una perrita Beagle, Bilbaíno de nacimiento, Español de corazón y ciudadano de donde me quieran. Mi último libro es WordPress - La guía completa. Mi blog personal es Navegando con red, donde he crecido como escritor en la red y ofrezco mis visiones acerca de la Web 2.0 y la blogosfera. Sigue a @fernandot en Twitter

Comparte esta entrada en
468 ad

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas, si ya estás suscrito a nuestra newsletter, para reconocer el estado de tu sesión si la tuvieses y para servir más rápidos los contenidos.

No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es privada.

JSESSIONID, _cfuid, wpSGCachePypass, mailerlite, gdpr, gawp
mailerlite, _cfuid

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID, disqus_unique, disqusauth
disqus_unique, disqusauth
1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID

Ir al contenido