No actualices inmediatamente plugins, temas y WordPress

Lo sé, parece un poco incongruente el título con mi recomendación habitual de que siempre debes tener actualizado todo: plugins, tema y WordPress, pero en realidad no es así. Lo único que quiero plantearte hoy es que no debes actualizar nada más salir una actualización, sino que es mejor esperar un poco. ¿Vemos por qué?

Por qué no debes actualizar inmediatamente

La gente no suele probar las betas

Esta es una realidad dolorosa, pero es así. Por mucho que se anime al personal a probar las betas de WordPress, plugins y temas no se suele hacer, y solo cuando sale la versión definitiva nos lanzamos como locos a actualizar,  y pasa lo que pasa.

Las betas están ahí para probar con tu instalación, para que, en un sitio de pruebas con tus mismas cosas instaladas, compruebes si la nueva versión te dará problemas o puedes avisar de algún fallo o incompatibilidad que se pueda arreglar de cara a la versión final.

De hecho incluso hay plugins para probar versiones beta de WordPress, WooCommerce y casi de todo, pero la triste realidad es que somos pocos los que probamos betas.

Y el resultado de este problema es que cuando sale la versión definitiva los usuarios empiezan a notar – ahora sí – incompatibilidades con temas, plugins o el mismo WordPress, quejándose airadamente.

Los desarrolladores son humanos

Nos pasa a todos, yo mismo he subido alguna actualización de alguno de mis plugins que ha roto más de una instalación y luego me ha tocado volver a actualizarlo al día siguiente para resolver el problema.

Y es que, en relación con lo anterior, uno no puede probar sus plugins o tema con todas las posibles configuraciones del planeta, y pueden surgir incompatibilidades, problemas, fallos.

Es cierto que, como usuarios, tenemos alguna responsabilidad. Porque, en vez de simplemente quejarnos en el foro del plugin o tema, podríamos avisar responsablemente al autor del desarrollo, informando de la configuración afectada, pero la verdad es que no se suele hacer.

Los foros están llenos de quejas altisonantes de problemas con plugins, temas o WordPress que en realidad son achacables al usuario, su falta de conocimiento, e incluso a veces no haber leído las especificaciones de la nueva versión y sus posibles incompatibilidades.

¿Qué debería hacer entonces?

Hay uno consejos, personales, que te animo a tener en cuenta.

Revisa el registro de cambios del plugin/tema/WordPress

No cuesta nada, y siempre podemos detectar posibles futuros fallos o incompatibilidades si leemos la documentación y registro de cambios del plugin, tema o de la nueva versión de WordPress.

Echa un vistazo al sitio de pruebas beta y desarrollo

Casi siempre hay un sitio de pruebas beta, o en el caso de WordPress el blog de desarrollo, donde puedes estar avisado de posibles problemas antes de lanzarte a actualizar.

Crea un sitio de pruebas

Pero lo más importante es que siempre tengas un sitio de pruebas, un subdominio o carpeta en tu mismo servidor, en el que tengas un clon exacto de la web que actualizarás, con las mismas versiones de todo.

Y es ahí donde debes probar las nuevas versiones de plugins, tema y WordPress. Una vez comprobado que todo funciona ya podrás actualizar con seguridad el sitio en producción.

Espera unos días

Sea cual sea tu estrategia de actualizaciones, nunca está de más esperar unos días a que los usuarios, o el mismo desarrollador, detecten posibles fallos a solucionar, que te podrían también afectar a ti.

Haz copia de seguridad antes de actualizar

Da igual cómo lo hagas, incluso si pruebas antes en sitios de ensayo, siempre haz copia de seguridad de cualquier sitio que vayas a actualizar.

La Ley de Murphy nos enseña que si algo puede salir mal saldrá mal. Y no es la primera vez que he probado de todo en una copia de pruebas y luego, al actualizar en el sitio de producción, algo ha ido mal, por mil pequeños e imponderables motivos.

¿Actualizas o no?

Mi método para actualizar es este:

  1. Siempre sigo el sitio de desarrollo de WordPress, mis temas y los plugins más importantes de las instalaciones de mis clientes, participando activamente.
  2. Pruebo todas las versiones beta y aviso al equipo de desarrollo si detecto algún fallo que afecte a alguna de mis instalaciones, informando con detalle de su configuración.
  3. Siempre hago un clon de cada instalación y pruebo ahí las nuevas versiones antes de actualizar los sitios en producción. Y por probar me refiero a probar todo, de modo que si es un e-commerce hago compras reales, compruebo cupones, cuentas de usuario, todo.
  4. Suelo esperar una semana antes de actualizar nada en los sitios de mis clientes, semana durante la cual reviso foros y sitios de desarrollo, y aprovecho a hacer las pruebas en mis clones.
  5. Siempre hago una copia de seguridad de cada sitio en producción justo antes de actualizar lo que sea.
  6. Actualizo, con horas por delante sin nada programado en la agenda por si pasa “algo”.

¿Y tú?

VALORA ESTE ARTÍCULO PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL BLOG…
FlojitoNo está malEstá bienMe ha servidoFantástico (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Autor: Fernando Tellado

Fernando Tellado, apasionado de WordPress, profesor, consultor y ponente. Maquero cansino, padre de tres hijos y de una perrita Beagle, Bilbaíno de nacimiento, Español de corazón y ciudadano de donde me quieran. Autor del libro WordPress - La tela de la araña. Mi blog personal es Navegando con red, donde he crecido como escritor en la red y ofrezco mis visiones acerca de la Web 2.0 y la blogosfera.

Comparte esta entrada en
468 ad

Pin It on Pinterest

Share This
Ir al contenido