WordPress 2.8 – Requiem por myhacks.php

Últimamente habrás comprobado que cada vez se utiliza mas el fichero 'functions.php' de los themes para añadir hacks a WordPress, y esto no es casualidad. Además de sus virtudes, ya de por si veteranas, lo mejor de realizar las modificaciones en este fichero es que siempre estará ahí a pesar de las actualizaciones.

Hace mucho mucho tiempo, ya existía un modo de realizar modificaciones al comportamiento de WordPress, y estas pasaban por el fichero myhacks.php, un archivo que creabas en la carpeta raiz de WordPress y al que podías añadir funciones que modificasen el comportamiento de tu sitio.

Quizás por el poco uso que la comunidad le ha dado a lo largo de su historia, en WordPress 2.8 ya no hay soporte de myhacks.php. Descanse en paz 'myhacks.php'

myhacks1 myhacks2

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en los emoticonos para valorarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Total de votos: 1

Hasta ahora ¡no hay votos!. Sé el primero en valorar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Ayúdame a mejorar este contenido!

Por favor, dime, ¿cómo puedo mejorarlo?

¿Te gustó este artículo? ¡Ni te imaginas lo que te estás perdiendo en YouTube!

AVISO: Esta publicación es de hace 3 años o más. Si es un código o un plugin podría no funcionar en las últimas versiones de WordPress, y si es una noticia podría estar ya obsoleta. Luego no digas que no te hemos avisado. ¡Ah! ¿te funciona? pues entonces no he dicho nada :)

Sobre el autor

3 comentarios en “WordPress 2.8 – Requiem por myhacks.php”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información base sobre privacidad:
  • Responsable: Fernando Tellado ([email protected])
  • Fin del tratamiento: Moderación de comentarios para evitar spam
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido

 

Ir arriba
Ir al contenido